Tomas Tranströmer Premio Nobel de Literatura 2011



ESTOCOLMO —  Tomas Tranströmer, poeta sueco de 80 años, fue galardonado este jueves con el Premio Nobel de Literatura "porque mediante imágenes densas, límpidas, nos da un nuevo acceso a la realidad", anunció la academia sueca. "La mayor parte de la colección poética de Tranströmer está impregnada de ahorro, de concreción y de metáforas expresivas", añade la academia. En sus últimas obras Tranströmer "tiende a un formato aún más reducido y a un grado aún mayor de concentración", explica el comunicado de la Academia.
El secretario de la Academia, Peter Englund, declaró a la televisión pública sueca haber hablado con él y estaba "sorprendido" por este premio. "Estaba escuchando música...", contó Englund.
Precisó que Tranströmer estaba nominado desde 1973 y que hacía 40 años que ningún escritor sueco obtenía el premio. Tranströmer es psicólogo de formación.
Aquí algunos de sus poemas:
APUNTES DE FUEGO 
Durante los meses tristes, centelleó mi vida sólo cuando hice el amor contigo. 
Como la luciérnaga se enciende y se apaga, se enciende y se apaga- a medias puede uno seguir su camino 
en la noche oscura del olivar. 
Durante los meses tristes, estaba el alma desesperada y sin vida 
pero el cuerpo caminó directo hacia ti. 
El cielo de la noche rugió. 
Sigilosamente ordeñábamos cosmos y sobrevivimos. 

C-MAYOR 
Cuando bajó a la calle tras la cita de amor 
Soplaba la nieve en el aire. 
El invierno había llegado 
Mientras hacían el amor. 
La noche brilló blanca. 
Él caminó rápido y alegre. 
Toda la ciudad inclinada. 
Transeúntes sonrientes- 
Todos reían tras los cuellos alzados. 
¡¡Era libre!! 
Y todos los signos de interrogación cantaron la existencia de Dios 
Eso creía él. 
Una música estalló 
Y cruzó en la nieve arremolinada 
Con largos pasos. 
Todo en camino del tono C 
Un tembloroso compás dirigido a C. 
Una hora sobre las heridas. 
¡Era fácil! 
Todos reían tras los cuellos alzados. 

TORMENTA 
De pronto el caminante halla aquí el viejo 
roble gigante, como un alce convertido en piedra 
con su ancha copa ante fortaleza verde negra 
del mar de septiembre. 

Tormenta del norte. Es el tiempo cuando las serbas 
Maduran. Despierto oye en la oscuridad 
Las constelaciones estampadas 
En lo más alto del roble 


LOS RECUERDOS ME MIRAN 
Una mañana de junio es muy temprano 
Para despertar, pero tarde para dormir de nuevo. 
Debo ir a la hierba que está llena 
De recuerdos, que me siguen con la mirada. 
No se ven, se mezclan completamente 
Con el fondo, camaleones perfectos. 
Tan cerca que los escucho respirar 
A pesar que el canto de los pájaros es estridente. 
Traducción de: Omar Pérez Santiago 

Entradas populares de este blog

PREGUNTA SIN RESPUESTA - Forrest J. Ackerman

Juego de manos - Claudia R. Niño

"El jueves que viene" - Giovanni Castaño