Entradas

Juego de manos - Claudia R. Niño

Imagen
Henri deToulouse Lautrec - El beso

JUEGO DE MANOS Por Claudia R. Niño
Amor mío
mi boca será un ejército contra ti. GUILLAUME APOLLINAIRE

Alisson está furiosa, hoy justamente tenía que exponer su proyecto del túnel de La Línea y no terminó los planos, todo porque a Lina se le ocurrió invitarla la noche anterior a la inauguración de un bar (resaca, exposición, resaca).      El ingeniero Verdugo, su profesor de proyectos, está regañando pero Alisson no lo escucha: que esta viga de amarre no va aquí, que la perforación de la montaña debe hacerse en menos tiempo... (resaca, exposición, resaca). La invade el cansancio, se adormece, hoy no tomó su medicamento, mala cosa, se deja llevar por el olor que aún queda en su ropa del perfume de Lina: dulce, suave, rico como Lina, rico. Lina ojos de búho, boca de azúcar, Lina que se ríe de la estatura de Alisson, que con su voz aterciopelada le dice: menuda menudita. Claro, ella con su exuberante cuerpo de modelo la rodea, la abarca, la consume.      Otra…

Una invitación y tres aproximaciones a "El último donjuán" de Andrés Mauricio Muñoz

Imagen
La novela "El último donjuán" (Seix Barral, 2016) de Andrés Mauricio Muñoz (Popayán, 1974) es una de las novedades literarias de este fin de año. 
     El autor, quien ya se había a dado a conocer como cuentista, con "Un lugar para que rece Adela" y "Desasosiegos menores" ahora regresa a la novela, género en el cual ya había incursionado con la novela breve "Te recordé ayer Raquel" (2004). 
     "El último donjuán" ha sido reseñada en varios medios y su autor ha concedido varias entrevistas en las cuales habla del oficio y del proceso de gestación de su libro.

     Así mismo, el próximo miércoles 16 de noviembre, en la Librería Wilborada (Calle 71 #10-47, Interior 4, Bogotá D.C.), a las 6:30 pm, el autor conversará con el escritor John Jairo Junieles.

     Aquí la INVITACIÓN:

     Aquí las 3 aproximaciones:

I. REVISTA LATITUD / El Heraldo:"Donjuán ciberespacial" - Por: Ezequiel Quintero Gallego

     Es imposible no sentirse afectado…

Obra póstuma de Marco Laverdi - Cuento de Dayana González Fajardo

Imagen
Francis Bacon - "Painting", 1946
Obra póstuma de Marco Laverdi Por: Dayana González Fajardo “Cada quien es dueño de su propio dolor” Exponer en el MoMA de Nueva York era el sueño de Marco Laverdi, y trabajaba duro para lograrlo. Pintaba todo el día con todas sus fuerzas hasta que enfermó. Hacia mediados de enero percibió un leve tic, un pestañeo acelerado involuntario. No le prestó mayor atención y siguió pintando su cuadro. Luego, un agudo dolor se apoderó de su ceja izquierda, bajaba desde el párpado superior y volvía a subir de manera circular. Ése dolor se volvió crónico.  Una semana después, llegaron las punzadas, sentía arañas diminutas con patas de alfiler corriendo en su pupila y empezó a llorar sangre. Ningún doctor le decía qué tenía, y después de innumerables exámenes y procedimientos médicos,  al final lo remitían con otro especialista. En febrero se inició el cerramiento de los párpados que escupieron una a una cada pestaña y empezaron a unirse en una sola masa. Era …

Un cuento breve de Ana María Matute

Imagen
24 de noviembre de 2010. La escritora Ana María Matute, fotografiada en Barcelona tras ser designada ganadora del Premio Cervantes de Literatura - Josep Lago (AFP)

La escritora ANA MARÍA MATUTE, premio Cervantes en 2010, una de las autoras españolas más importantes de la posguerra, ha fallecido este miércoles en su domicilio de Barcelona a un mes de cumplir 89 años. La recordamos publicando uno de sus cuentos.

El niño al que se le murió el amigo
Una mañana se levantó y fue a buscar al amigo, al otro lado de la valla. Pero el amigo no estaba, y, cuando volvió, le dijo la madre:

-El amigo se murió.-Niño, no pienses más en él y busca otros para jugar.

El niño se sentó en el quicio de la puerta, con la cara entre las manos y los codos en las rodillas. «Él volverá», pensó. Porque no podía ser que allí estuviesen las canicas, el camión y la pistola de hojalata, y el reloj aquel que ya no andaba, y el amigo no viniese a buscarlos. Vino la noche, con una estrella muy grande, y el niño no quería en…

Amantes - Jorge Gaitán Durán

Imagen
Image: Wassily Kandinsky - Mit und Gegen
Amantes

Somos como son los que se aman.
Al desnudarnos descubrimos dos monstruosos
desconocidos que se estrechan a tientas,
cicatrices con que el rencoroso deseo
señala a los que sin descanso se aman:
el tedio, la sospecha que invencible nos ata
en su red, como en la falta dos dioses adúlteros.
Enamorados como dos locos,
dos astros sanguinarios, dos dinastías
que hambrientas se disputan un reino,
queremos ser justicia, nos acechamos feroces,
nos engañamos, nos inferimos las viles injurias
con que el cielo afrenta a los que se aman.
Sólo para que mil veces nos incendie
el abrazo que en el mundo son los que se aman
mil veces morimos cada día.


Amantes II

Desnudos afrentamos el cuerpo
como dos ángeles equivocados,
como dos soles rojos en un bosque oscuro,
como dos vampiros al alzarse el día,
labios que buscan la joya del instante entre dos muslos,
boca que busca la boca, estatuas erguidas
que en la piedra inventan el beso
sólo para que un relámpago…

Sueños de trapo - Un cuento de Claudia R. Niño

Imagen
Pablo Picasso, Paloma y su muñeca, 1952
Sueños de trapo
Juana levántate y alcánzame un cigarrillo. Juana ve pronto o te castigo. Juana banana la más enana. Nunca te mueves, nunca me miras. Me cuesta tanto recorrer el espacio que hay entre mi cama y el estante de la cocina. Verónica dejó ayer las tres pacas de cigarrillos, las tostadas, la mantequilla, las chocolatinas, las telas, los hilos y la caja de ron, dijo que tienen que durar toda la semana, que no va a volver hasta dentro de ocho días, que no vendrá aun cuando la llame. Va a estar difícil que me alcance el ron. Juana recuerdas cuando estudiaba en la universidad, entonces era feliz, me daba pereza ir a clase de siete, siempre llegaba tarde y tenía que conformarme con el último caballete en el peor lugar, creo que por eso no aprendí a dibujar. Juana tráeme la libreta roja, muévete, estás gorda, despeinada y tan vieja como yo. Recuerdas a mis amigos: al bajito ese que tanto me gustaba, el que sólo pintaba molinos y que ahora vive en …

DECÁLOGO DEL BUEN MICROFICCIONISTA

Imagen
La danza,  Henry Matisse, Óleo sobre lienzo, 1909 MOMA, Nueva York

DECÁLOGO DEL BUEN MICROFICCIONISTA
Raúl Brasca
1) No te ajustes a definición alguna, la microficción no ha sido aún domesticada, pero lee mucho y bueno para vislumbrar de qué se trata.

2) Dispones sólo de dos materiales: las palabras y el silencio, y debes lograr que ambos sean igualmente significativos.

3) Esfuérzate por escribir con la menor cantidad de palabras y la mayor cantidad de silencio, pero asegúrate de que tu microficción contiene las claves imprescindibles para ser comprendida. Si has logrado eso, detente: considera al lector tan inteligente como tú.

4) Cuida la calidad de tus palabras, la arquitectura y la música de tu microficción. Mucho más que la novela y el cuento, y casi tanto como el poema, la microficción alcanza su potencia por medio de la forma.

5) Cuida la calidad de tu silencio, si es elemental y falto de sustancia, tu microficción será una pieza menor que decepcionará a los buenos lectores.

6) Si has c…